Connect with us

Entretenimiento

Los 10 momentos más memorables del Batman de Adam West (Videos)

Fueron sólo tres temporadas y 120 episodios, pero bastaron para marcar una era en la televisión y en la cultura occidental. Adam West supo imprimirle un carisma muy particular a Batman y a su alter ego, Bruno Díaz (Bruce Wayne en inglés). Junto a Burt Ward, que interpretaba a su protegido, Ricardo Tapia (Dick Grayson), protagonizaron escenas que siguen resultando divertidas aún hoy, medio siglo después de su emisión.

Infobae

El primer episodio de Batman, «Dime quién soy y te diré si estoy», se estrenó el 12 de enero de 1966. El último, «Minerva, mutilaciones y millonarios», se emitió el 14 de marzo de 1968. En el medio, hubo una película inolvidable.

Lee también: Recordando a Adam West, el primer Batman de la televisión entre 1966 y 1968

Estos son los 10 momentos más memorables del personaje:

El Batusi

Era el primer capítulo de la primera temporada. Batman va a una fiesta para obtener información de El Acertijo. Entonces, se acerca a su asistente y, para seducirla, demuestra su talento en la pista con un baile marca registrada, el «Batusi», inspirado en el Watusi, muy popular en la época.

Gas de la Risa

El Cascarón (Egghead) fue sin dudas uno de los villanos más divertidos que presentó la serie. En el episodio 47, «El Cascarón llega a Ciudad Gótica», Batman y Robin se ven en apuros cuando este malhechor los ataca con «gas de la risa». Obviamente, no podían parar de reírse y de decir incoherencias, pero todo se resolvió gracias a las píldoras de la tristeza que el murciélago tenía a mano.

Duelo con un Tigre

Gatúbela, una de las principales villanas de la serie, llevó al extremo sus planes para destruir a Batman cuando lo encerró con un tigre, en el capítulo 20 («Mejor suerte la próxima vez, Gatúbela»). Luego de darse cuenta de que no podría derrotarlo con sus manos (a pesar de que el felino no parecía muy agresivo), el superhéroe se percató de que la solución era atacarlo emitiendo un sonido intolerable para el tigre con su intercomunicador. Para no sufrir las consecuencias, se tapó los oídos con sus bati-tapones.

Bati-debate

El Pingüino es el enemigo que apareció más veces a lo largo de la serie. El enfrentamiento más extraño de todos se dio en el capítulo 52, «El Pingüino se postula», cuando el personaje interpretado por Burgess Meredith decidió presentarse como candidato a alcalde de Ciudad Gótica. Batman se vio forzado a enfrentarlo en un debate televisivo de antología.

El lirio come hombres

Probablemente, «Luis, el lirio» (capítulo 101) fue el enemigo más ridículo de todos. Su lirio come hombres, un gigantesco arbusto carnívoro, estuvo a punto de devorarse al dúo dinámico. Pero no pudo con los conocimientos de botánica de Batman.

Un encuentro con Santa Claus

Uno de los clásicos de la serie eran las escenas en las que Batman y Robin aparecían trepando un edificio. Era habitual que en el camino se cruzaran con distintos personajes. En el episodio 66, «El dúo se impone», se da uno de los encuentros más insólitos: con Santa Claus. «Bienvenido a Ciudad Gótica, Señor Claus», le dice Batman al verlo.

Los dientes salvadores

Fue uno de los momentos épicos de Robin. En el capítulo 32 («La justicia corpulenta), El Acertijo lo empuja de un edificio. Mientras caía hacia una muerte segura, Batman le arroja una soga, y el joven maravilla la atrapa con los dientes, ya que tenía las manos atadas.

La bomba sin destino

La escena no es de la serie, sino de Batman, la película, que se estrenó en 1966, poco después del final de la primera temporada. El héroe se encuentra con una bomba a punto de estallar y no tiene dónde ponerla, ya que no quiere lastimar a nadie, ni siquiera a una familia de patos. Resignado, Adam West pronuncia una de sus frases más recordadas: «Hay días en los que uno no puede deshacerse de una bomba».

Batman en la playa

Cansado de ser siempre derrotado por Batman, el Guasón cambia de estrategia en el capítulo 104, «Arriba la ola, abajo el Guasón». En vez de aterrorizar a Ciudad Gótica, busca seducirla convirtiéndose en un ídolo del surf. Pero Batman volvería a demostrar sus habilidades extraordinarias, también como surfer.

El repelente de tiburones

Es díficil pensar una escena más disparatada. En uno de los momentos decisivos de Batman, la película, el murciélago empieza a ser atacado por un tiburón increíblemente poco realista. El predador lo muerde, y si bien no parece lastimarlo, no lo suelta. Entonces, Robin le acerca uno de los inventos más extraordinarios que utilizó el personaje en su historia: el bati-repelente de tiburones.

Alberto News

Advertisement
Advertisement

Tendencias