Connect with us

Intenacionales

Forense colombiana brinda sepultura a venezolanos que mueren lejos de su tierra

Publicado

el

Esta labor altruista de la dama, quien tiene siete hijos, ha dado descanso eterno al menos a 30 venezolanos desde hace más de ocho meses


La médico forense Sonia Bermúdez, quien regenta un cementerio cerca de la localidad de Riohacha en Colombia, ha dedicado 40 años de su vida a este oficio para brindar cristiana sepultura a los cuerpos sin reclamar en la zona. En un principio eran de aquellos que fallecían por el conflicto con la guerrilla. Pero de un tiempo para acá, se han sumado venezolanos a ese camposanto.

Lee también: Estos serán los temas fuertes a tratarse en la Asamblea General de la ONU

Entrevistada por el diario Nuevo Herald, Bermúdez relata que muchas de las personas de nacionalidad venezolana –cuya última morada es ese cementerio- son en su mayoría aquellas que deciden migrar para buscar una mejor calidad de vida. Entre ellos hay muertos por accidentes, por trabajo de parto, infartos y otros más que no han podido ser identificados.

El cementerio, llamado “Gente Como Uno”, es oficialmente un camposanto desde 2007, cuando la doctora notificó a las autoridades que estaba enterrando cuerpos sin reclamar para darles el descanso eterno en unos terrenos de su propiedad.

Sonia Bermúdez, de 64 años, amplía el mausoleo en el cementerio que dirige en el norte de Colombia. En medio de la crisis migratoria que vive Venezuela, Bermúdez ha estado enterrando a venezolanos desamparados que fallecen en Colombia, que de otra manera irían a parar a fosas comunes.
Jim Wyss Miami Herald

Desde finales de 2017, ha enterrado al menos a 30 venezolanos. “Aquí en Riohacha los entierro yo misma”, relató al tiempo que lamentó la situación por la que atraviesa nuestro país.

A lo largo de los años, Bermúdez ha construido dos grupos grandes de criptas en estos terrenos con espacio para 120 cuerpos. Los residentes de su “hotel de cinco estrellas” tienen sus nombres grabados en el concreto y las tumbas están decoradas con flores plásticas. Después de tres o cinco años, los restos se retiran y se colocan en nichos más pequeños, para hacer espacio a los nuevos fallecidos.

Para leer la nota completa, pulse AQUÍ.

Con información de El Nuevo Herald

Alberto News

Advertisement
Advertisement

Tendencias