Connect with us

Intenacionales

Kim Jong-un se exhibe junto al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel

Publicado

el

El máximo líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, recibió el domingo en Pyongyang al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en la que es la primera visita de un dirigente del país latinoamericano a su aliado ideológico en casi 30 años, según informaron los medios oficiales norcoreanos este lunes.

Las imágenes difundidas por la televisión norcoreana y la agencia KCNA permiten ver el enorme retrato de Kim Jong-un que aparecía junto al de Canel en la recepción que le habían preparado en el aeropuerto capitalino, un gesto inusual en el rígido protocolo de Corea del Norte, donde las fotos que suelen presidir los actos oficiales son las de los dos Kim anteriores.

Tal medida podría marcar un salto cualitativo en el culto a la personalidad del actual mandatario, que hasta ahora respetaba en parte la tradición política local, que marcaba que sólo se rinde pleitesía absoluta a los dirigentes fallecidos.

Kim Jong-un y su esposa recibieron a Díaz-Canel en el aeropuerto y después le agasajaron con una cena y una velada artística. Miles de personas se alinearon en las calles de Pyongyang para recibir a la delegación cubana.

Durante el convite, Kim Jong-un indicó que esta visita marca “un punto de inflexión en la demostración de la voluntad de continuar siempre la amistad entre los dos países”, que se encuentran “en la misma trinchera en la lucha por defender su soberanía y dignidad”.Díaz-Canel replicó que el viaje se produce “en un periodo histórico de herencia de la revolución en Cuba” y confirma que su país no piensa apartarse de una alianza que quedó fijada tras el reconocimiento mutuo en 1960.

Díaz-Canel ya había estado en Pyongyang en 2015 cuando era vicepresidente. Pese a la teórica afinidad ideológica de ambos estados, durante la égida de Fidel Castro, Cuba mantuvo una relación ambivalente con Corea del Norte fruto de su clara afinidad por el bloque soviético frente a la estrategia de Pyongyang, que siempre se movió entre las esferas de influencia de Moscú y Pekín sin decantarse claramente por ninguna.

El encuentro supone la octava reunión del jefe de filas norcoreano con un jefe de estado en lo que va de año y confirma el extraordinario giro que ha registrado la crisis de Corea, que ha permitido que Pyongyang acabe con su aislamiento diplomático.

El embajador surcoreano en Moscú afirmó que “se da por hecho” que Kim Jong-un también se desplace a Rusia antes de fin de año y muy posiblemente a la propia Corea del Sur, incidiendo en el maratón diplomático que ha protagonizado durante 2018.

Advertisement
Advertisement

Tendencias