Connect with us

Nacionales

Según Juan Barreto, “Muchos ven la transición de gobierno como venganza personal”

Publicado

el

El exalcalde de Caracas, Juan Barreto sostuvo durante una entrevista al portal Web El Estímulo, que ni el gobierno ni la oposición Venezolana escucha a las voces emergentes de la política. “Ellos se apoderaron del poder político del país”.

Barreto reiteró que el llamado del Nicolás Maduro, al diálogo no quedará en nada. “La sociedad puede organizarse para auto representarse”.

Lee también: Asamblea Nacional respaldó colaboración de Colombia, en el caso de Amazonas

Por otro lado, pidió a la comunidad internacional dejar su tono de amenazas y volver a su papel de “veeduría, el acompañamiento y la garantía”.

“Hasta ahora este clamor social no ha sido comprendido porque significa que ambos polos de polarización tienen que ceder poder”, a lo que añadió que el existen muchos intereses de parte y parte. “Muchos ven la transición como venganza personal”, expresó Barreto.

A continuación entrevista completa, publicada por El Estímulo

En Alternativa Bolivariana han puesto sobre la mesa abrir un proceso de mediación con nuevos interlocutores para llegar a un gobierno de reconciliación y unidad ¿ese nuevo gobierno seguiría la misma línea del chavismo o buscaría algo distinto como abrirse a una economía de mercado?

– Me pones un escenario que es a mediano o largo plazo. Un paso a la vez. Uno de los graves problemas que ha tenido la oposición es el apresuramiento y además se cierran, quieren todo a la vez pero eso no va a lograrse inmediatamente. A nadie le gusta discutir secuestrado y con una pistola en la cabeza. No se puede empezar un diálogo llamando a que se construya un gobierno de transición o de unidad.

El primer paso es destrabar el diálogo que está trancado porque hay dos factores que no se ponen de acuerdo y pareciera que construyeron un modo de confort en donde estando en permanente desacuerdo se complementan. Nosotros decimos que el juego se destranca introduciendo en el debate a nuevos actores con nuevas propuestas que construyan esa salida.

Hay un conjunto de voces emergentes a los que nadie escucha y son parte de la solución. Si vemos a la oposición, está triturada por sus errores y por el gobierno, hoy ella está dispersa y atomizada en un grupo que no representa a prácticamente nada. Encuestas dicen que el 80% de la oposición rechaza a los líderes opositores ¿con eso es con lo que el gobierno se va a sentar a conversar?.

Lee también: Acuerdo de la AN en respaldo a la resolución del Parlamento Europeo para restablecer la democracia en Venezuela

¿A qué se puede llegar con un diálogo así? Yo creo que a nada. Creemos que la sociedad puede organizarse para que se auto represente. Hay experiencia nacional en donde actores de la política han sido protagonistas de esto, están vivos y actúan. Por ejemplo Nicolás Maduro. Él fue, con Istúriz y Jaua, miembro de la comisión de diálogo cuando pasó el paro en el país. Si alguien tiene experiencia en este tipo de negociaciones es Nicolás.

¿Cuál es la forma de negociación por la que ustedes apuestan en Alternativa Bolivariana?

– Creemos que hay que negociar paso por paso en una larga nave bajo presión y que incorpore elementos de las tres escuelas de negociación. Acaban de traer a un experto y estoy seguro de que si lo entrevistas, va a estar de acuerdo con nosotros. Hasta ahora la comunidad internacional ha sido el árbitro pero ¿qué pasó? Ha tomado partido. Así no se puede.

Lo primero que decimos es que la comunidad internacional se modere y vuelva a su papel natural que es la veeduría, el acompañamiento y la garantía, pero para eso tienen que ser imparciales. De esta negociación decimos que tiene que haber un tercer factor que trabaje.

¿Hay que separar chavismo, oposición y sociedad civil antes?

– Claro, porque el enredo consiste en que en el gobierno y la oposición, desde posiciones tomadas, se niegan a escuchar a otros y cuando uno negocia, hay que entender que hay que ceder. El término concesiones mutuas existe, “yo te concedo, tú me concedes” y como no plantean las concesiones, entonces la sociedad tendría que exigirlas.

Antes de esta entrevista usted mismo decía que conoce a Maduro mejor que nadie y que lo introdujo en la política, ¿el presidente estaría dispuesto a ceder?

– No lo sé. En estos días hubo una marcha de campesinos. Al principio la ignoraron, después la reprimieron y después la aceptaron, reconocieron y dieron recursos. Yo creo que la sociedad civil tiene que hacer presión.

¿Qué más presión si todos los días hay protestas?

– Fíjate tú. ¿Será que Venezuela no tiene remedio ni marcha atrás? Como Sodoma y Gomorra de “aquí se acabó todo”, ¿No habrá un hombre justo que puede llegar a ser Fiscal, vale? ¿No habrá una mujer y un hombre de donde salga un nuevo Tribunal Supremo de Justicia? Yo creo que sí. Pero el gobierno y la oposición secuestraron el juego político.

Hasta ahora este clamor social no ha sido comprendido porque significa que ambos polos de polarización tienen que ceder poder, admitir cosas y permitir que otros factores entren. Lo que nosotros hemos recibido de vuelta ha sido ataques, descalificaciones, daño moral, persecución ideológica. Qué feo todo, ¿no?.

Lee también: AN aprobó acuerdo que señala a Rodríguez Zapatero como persona “no admisible” para mediar

Nosotros no vamos a permitir que eso nos altere nuestro rumbo. Sacudimos la basura y seguimos pregonando: “señor presidente, con mucho respeto, escuche lo que le estamos diciendo. Organismos internacionales, escuchen el clamor del pueblo. Señores de la oposición, hay otras opciones, ustedes no son los únicos”.

No puedes pedirle al gobierno que entregue el poder porque no va a hacerlo, hay intereses, personas, miedo de lado a lado. Tiene que haber una comisión que someta a votación una ley transicional donde haya perdón, se garantice la no persecución, donde haya amnistía y reconciliación nacional. Muchos ven la transición como venganza personal.

Se dice que esto es una consecuencia de políticas chavistas, ¿qué hay de distinto en lo que planteaba Chávez y lo que ahora hace Maduro?

– Esas consideraciones yo se las dejo a la oposición que son quienes hacen ese tipo de conjetura. Yo te hablo de lo que hacía Chávez, el que tenga ojos que vea. No es mi papel ponerme a pelear con Maduro y más si lo que quiero es proponer una mediación. Queremos salir de este caos, de este laberinto. Un economista hablaba en España sobre Venezuela y decía que el país ha sido inestable desde hace años.

¿Entonces afirma que las políticas chavistas no son las que generaron esta crisis?

– No. Viene de antes porque de otra forma, Chávez no habría llegado al poder. A nuestra propuesta vendrán los que se vengan convocados. Con Chávez aprendimos eso. Él se convirtió en un líder internacional convocando, uniendo.

Dice que Chávez afirmaba que a él se unirían quienes se sientan convocados, ¿a quiénes convocan y representan ustedes en Alternativa Bolivariana?

– El chavismo no es una cosa, es un movimiento y como tal son cambiantes. El chavismo son muchos pasos, muchos procedimientos, mucha gente.

También dice que al chavismo se le “dan muchos usos”, ¿cuál es el que ustedes usan?

– Sí, sí. Fíjate, para que tú veas, Chávez construye su fuerza convocando a todo el mundo, hasta a sectores de derecha. Ahí había de todo. Ese “de todito” hay que volverlo a recomponer. Hay una fracción que se reclaman del chavismo y hoy están en el gobierno. Ahora, ellos no tienen el monopolio de Chávez ni del chavismo.

Lee también: Solórzano: Lo que ocurre en la AN es una vergüenza, Zapatero no representa los intereses del país

¿Maduro es chavista? Sí ¿Diosdado es chavista? Sí. No lo dudo ni un segundo, pero de un tipo de chavismo. Te pongo un ejemplo, guardando las distancias, hay distintos cristianismos también. Hay mucho chavismo disperso.

¿Pero a cuál representan ustedes en Alternativa Bolivariana?

– Quisiéramos encontrarnos con el chavismo del que habló el presidente Maduro recientemente: el de las catacumbas, el que hace cola, pasa trabajo, el que a veces recibe una caja y otras no, que no tiene empleo o es subpagado. Ahora, yo no soy representante de nada ni de nadie. A veces ni me represento a mí mismo. No somos los “representantes del chavismo”, la legitimidad la da la práctica e historia.

El gobierno oscila alrededor del 10% y en campaña llega a 15%; la oposición oscila también entre 15%. Si sumamos los dos sería el 30%, en el 70% por fuera estoy yo, estamos nosotros. Hablamos desde ahí.

Lee también: Guanipa: Sancionar moralmente a Zapatero, es nuestro deber en representación de los venezolanos

Yo no me voy de aquí y pareciera que –Leopoldo- López tampoco, que María Corina –Machado- tampoco. Ellos son fastidiosos pero me los voy a tener que calar como el que vive en una residencia de condominio. Nosotros vamos a ir a todos los sitios como Florentino y el diablo. Le entregamos una carta a Almagro para decirle que queríamos verle la cara y decirle que Venezuela se respeta. Mucha gente se molestó pero ¿con quién vas a ir hablar?

¿Ya tienen fecha pautada para esa reunión?

– No, él dijo que podía hacerlo.

¿Ustedes irían?

– Nosotros podríamos hacerlo pero no a subordinarnos a su agenda o a darle la razón sino para decirle que respete al país.

¿Ese sería su objetivo?

– Claro, el nuestro. No el de él. Lo que él hizo parece vaina de muchacho, en nuestra carta no hablamos de dictadura ni que vamos con él para salir de la dictadura.

¿Y qué dice?

– Le pedíamos que su papel tuviera que ser el equilibrio, la paz, el esfuerzo por una paz verdadera. Que no debe tomar partido por ningún bando y que lo ha hecho.

¿Le pidieron ser tomados en cuenta para un diálogo?

– Sí. Él todavía está a tiempo de salir de las fauces del diablo y rectificar. Nosotros podemos ayudarlo a rectificar. Nosotros no tenemos miedo a que nos digan barriga verde y corazón de cochino, ya nos irán entendiendo.

Lee también: AN aprueba acuerdo en rechazo a la persecución sistemática contra Freddy Guevara

La UE considera que no hay condiciones para un diálogo, la oposición dice lo mismo ¿se puede construir el camino para tenerlo?

– Sí, sí se puede. Las condiciones como están no son las que deberían ser. Si las condiciones son que los mismos actores sigan discutiendo, entonces no. Hay que trabajar para que se den, presentar una hoja de ruta.

¿Te imaginas que varios actores internacionales apoyen nuestra hoja de ruta? ¿Eso no sería una forma de presión?

Maduro dijo ya en una reunión con intelectuales que quienes se denominan “chavismo originario” son las peores caras de la corrupción ¿qué le responden?

– No le puedo responder porque no me siento aludido. Yo le tengo mucho cariño a nivel personal. Creo que respondió muy rápido, dicen que al muerto hay que velarlo al menos 24 horas, me parece que tenía que esperar a que esto se desarrollara más, pedir informes a varias fuentes. Creo que dejaron que se precipitara. Estoy seguro de que va a darse cuenta de que lo que proponemos, con todas las críticas que le tenemos porque sí se las tenemos, no es algo que vaya en contra de la democracia.

¿Ha habido fracturas de su parte con lo que hace Maduro como presidente?

– Yo sé que tú me quieres llevar a pelear con Maduro…

No, la verdad es que no.

¿No quieres eso? Bueno, entonces no te la voy a responder como tú quieres sino de esta manera: quisiéramos descontaminar nuestra propuesta de las críticas que hacemos tanto a la oposición como al gobierno. Hay políticas que no comprendo, que no conozco y no acompaño pero si me tranzo a criticar, deslegitima la convocatoria que estamos haciendo y voy a caer en lo mismo que critico: la manera en que la oposición hace política.

Con información de Sumarium

Alberto News

Advertisement
Advertisement

Tendencias