Connect with us

Noticias Principales

EEUU, cerca de la red financiera y comercial del oro venezolano

Publicado

el

El salvaje oeste de las películas queda hoy en el sur de Venezuela. A la fiebre del oro le ha seguido la guerra por el metal dorado, que involucra a malandros (delincuentes), militares, mineros, aventureros, cambistas, compradores y un nuevo actor sumado desde hace unos meses: la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN), publica en un repotaje EL MUNDO.

El país se estremece periódicamente con las habituales matanzas en un territorio sin ley: en solo dos semanas cayeron abatidas 14 personas, entre mineros, trabajadores y delincuentes de la banda de El Coporo, durante dos enfrentamientos. El diputado Américo de Grazia, oriundo de la zona, identificó como guerrilleros colombianos a los protagonistas del primer incidente.

Lee también: EEUU impone nuevas sanciones al régimen de Maduro en particular al sector oro

Según su versión, el ELN estaría introduciéndose en el Arco para sustituir a las bandas de malandros a instancias del gobierno. Malaria, dengue, drogas, armas, violencia, esclavas sexuales y dólares, muchos dólares, completan el paisaje humano de las otras venas abiertas en el Arco Minero del Orinoco, que comprende más de 100.000 kilómetros cuadrados de territorio venezolano en el estado Bolívar, fronterizo con el Amazonas brasileño y con Guyana.

Empresas chinas y rusas también porfían para participar en tan suculento mercado de una de las mayores reservas del planeta en oro, diamantes y coltán.

Las últimas sanciones de Estados Unidos contra la revolución bolivariana, decretadas el jueves por Donald Trump, prohíben expresamente a cualquier persona o empresa operar en el sector de explotación del oro, por lo que sancionará las transacciones ilegales del sector. “Las nuevas sanciones les negarán el acceso a la riqueza robada. El gobierno de Maduro saquea oro y lo usa ilícitamente”, aseguró John Bolton, secretario de Seguridad de EEUU.

Lee también: Personalidades políticas en el exilio se pronuncian ante las nuevas sanciones al régimen de Maduro

“Las sanciones tratan de romper la estructura comercial y financiera de la venta del oro, que en lo grande es por medio de transacciones en dólares, con muchas cuentas en EEUU o bancos ligados a la red financiera de EEUU“, concretó Ángel Medina Davis, diputado opositor por Bolívar.

“Este oro es oro de sangre, oro de naturaleza muerta que el propio régimen contrabandea en el mundo”, insistió el dirigente Andrés Velásquez, ganador el año pasado de las elecciones en Bolívar cuya gobernación no pudo asumir por culpa de la que la oposición define como un fraude. Velásquez reunió y mostró al país las actas manipuladas de votación, las que le daban el triunfo. Ni el Consejo Nacional Electoral (CNE) ni el Tribunal Supremo respondieron a la impugnación planteada por la Unidad Democrática.

El chavismo impuso así a su candidato, el general Justo Noguera, “para resguardar los negocios mafiosos del oro”, volvió a denunciar Velásquez al cumplirse un año de las elecciones.

Lee también: FMI: Venezuela produce una caída de producción del 45% provocando un desastre económico

La administración estadounidense ha vigilado desde hace un año el envío de toneladas de oro desde Caracas a Estambul, ciudades unidas desde el año pasado por un vuelo directo, una vía de escape reconocida por el propio chavismo.

“Lo que busca la administración Trump es mantener el cerco financiero contra quienes han violado los derechos humanos de Venezuela. El negocio del oro permite enriquecer a muy pocos y está acabando con el ecosistema. Es un ecocidio.Más allá del negocio del oro se está destruyendo el medio ambiente, amenazando las principales reservas acuíferas de la nación”, añade Davis.

Cuentan los expertos que las imágenes satelitales que se obtienen del Arco Minero del Orinoco dan pavor. En Venezuela el oro no se obtiene de un proceso industrializado, se extrae a través de la ruptura de la tierra con agua a presión. Cada día nacen minas nuevas, o bullas, mientras avanza la deforestación. La delincuencia organizada controla la extracción y comercialización de un oro que es recomprado por Minerven, la empresa estatal, que procesa ese oro y lo traslada al Banco Central de Venezuela (BCV) para certificarlo. En 2017 se obtuvieron así cuatro toneladas de oro.

“La mayor parte del oro se vende en forma privada, es un supernegocio que no tiene control ni paga impuestos. El oro está enriqueciendo a unos pocos“, desveló a EL MUNDO una fuente conocedora de los negocios del Arco Minero, que requiere anonimato.

Alberto News

Advertisement
Advertisement

Tendencias