Connect with us

Economía

Empresario vinculado a la “diplomacia paralela” con Venezuela blanqueó $1400 millones

Publicado

el

Juan José Levy era un empresario clase media en Buenos Aires. Laboratorios Esme, su principal negocio, fabricaba productos para las marcas blancas de los supermercados. Su declaración jurada ante la AFIP reflejaba su situación patrimonial: declaró bienes por $1 millón allá por 2011. Pero su vida dio un vuelco cuando empezó a hacer negocios. Un empresario vinculado a la “diplomacia paralela” con Venezuela blanqueó $1400 millones con Venezuela a través de un fideicomiso binacional que impulsaron el kirchnerismo y el chavismo. Envuelto en sospechas de corrupción, fraude y lavado, su fortuna creció hasta acumular miles de millones de pesos. Así lo reseña La Nación.

Por Iván Ruíz La Nación (Argentina)

Levy blanqueó $1400 millones en el último sinceramiento fiscal impulsado por la AFIP, según pudo reconstruir LA NACION a partir de fuentes judiciales. Fueron, en su mayoría, sociedades en paraísos fiscales como Panamá y las islas Vírgenes Británicas que encapsularon cuentas bancarias y propiedades en el exterior. Pero todavía no está claro que esa información, que actualmente está en manos de la Cámara en lo Penal Económico, pueda ser utilizada en la Justicia.

Lee también: AFP: En medio de la desconfianza, Maduro presiona a los venezolanos invertir en petro

Levy acumuló negocios con Venezuela por unos US$550 millones a través de distintas empresas que se dedicaban a venderle al gobierno chavista desde detergente hasta televisores mediante el fideicomiso binacional. Durante esos años, el empresario forjó relaciones con José María Olazagasti, la mano derecha de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación y el hombre detrás de la “diplomacia paralela” con Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

La Justicia detectó distintos indicios de corrupción en los negocios con Venezuela. Levy, por ejemplo, había firmado contratos con sobreprecios de hasta el 300% con el gobierno chavista para venderle productos que no fabricaba. Tal como publicó este diario, Laboratorios Esme vendía suavizante para la ropa en la Argentina por U$2,07 dólares por unidad, pero en cambio, le cobró US$8,30 a los venezolanos.

Venezuela pagaba por adelantado el 60% de los contratos; en este caso de los suavizantes, por ejemplo, Levy embolsó $71 millones como anticipo. Pero, además, acumuló millones por compras realizadas a través de otras sociedades como Grupo Núcleo y Corporación Gulfos, casi siempre mediante el esquema bilateral que gestionó Nación Fideicomisos.

Para leer el artículo completo visita  La Nación

Alberto News

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Tendencias